USOS POLÍTICOS DE LA APROPIACIÓN ARTÍSTICA

Con motivo de la apropiación de la figura de Felipe Guamán Poma de Ayala en el Ecuador contemporáneo, JULIO CÉSAR ABAD VIDAL abordó el 26 de abril de 2019 la actualidad de la crónica de la conquista, escrita por este pensador bastante desconocido en Europa, a través de la obra de diversos artistas contemporáneos de Ecuador.

El propósito que Guamán Poma albergaba con su obra era el de aleccionar al soberano de los males que padecían las Indias como consecuencia de los vicios de quienes habían de representar a la Corona en tierras americanas

Por su parte, en un sentido inmediato, el apropiacionismo consiste en la incautación de imágenes previas procedentes de la historia del arte a las que un artista somete a una posterior y significativa manipulación y que en este caso supone una profunda aportación artística a la apropiación de materiales de la Conquista para la Iberoamérica del presente.

La integridad de la apropiación de la figura de Felipe Guamán Poma de Ayala lleva a concluir a Julio César que en el actual estado de las cosas, el destinatario de esta serie apropiacionista no es ya el soberano supremo de la Colonia, sino el público de una sociedad democrática. Y “si Guamán Poma dedicó en vano sus esfuerzos –pues su obra nunca llegó a las manos de su poderoso destinatario–, de la posibilidad de controvertir los males presentes habremos de ser responsables todos nosotros”.

DE LA DESIGUALDAD Y LA DISCRIMINACIÓN A LA FEMINIZACIÓN DE LA POBREZA

Con las ponencias de ESTELLA ACOSTA, BEGOÑA SAN JOSÉ, ALMUDENA IZQUIERDO, que fueron presentadas por SUSANA ALVÁREZ-BUYLLA, y con una intensa participación del resto de las personas asistentes al acto, se debatió extensamente sobre la evolución del pensamiento y la praxis feminista.

Es lo cierto que a lo largo del siglo XX se han producido enormes avances en cuestiones de igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Hoy la mujer es objeto de mayor protección legal y goza de más garantías jurídicas que nunca y gracias al esfuerzo del movimiento feminista se ha progresado en el reconocimiento de la dignidad de las mujeres, sus derechos y sus responsabilidades, y se han alcanzado grandes mejoras en la instrucción de las niñas y en la promoción de las mujeres.

Pero todas las intervinientes subrayaron que, a pesar de ello, el camino por recorrer todavía es muy largo. La mujer sigue siendo víctima de la desigualdad y, como consecuencia de ello, de la pobreza, el hambre, la enfermedad, el analfabetismo, el tráfico y la deportación para la explotación sexual, el desempleo y el trabajo esclavo, la discriminación, la exclusión de la vida pública y del ejercicio del poder. La discriminación de la mujer es patente en el acceso a la igualdad de oportunidades de desarrollo personal y comunitario. Esta discriminación lleva a la mujer a ser olvidada, marginada e, incluso, sometida a esclavitud.

Por lo tanto, concluyen, el movimiento feminista y la sociedad han de seguir avanzando en la ruptura de barreras y en la consecución de la igualdad real y efectiva.

ENCUENTRO CON UNAI SORDO

Con presentación e introducción de Esteban Hernández, sobre el “Futuro del sindicalismo”, Unai Sordo planteó que el sindicalismo deberá encarar un futuro marcado por los avances tecnológicos y su aplicación al proceso productivo y los modelos de negocio, pero no podrá dejar de lado la atención a problemas más clásicos como el desempleo, la precariedad o la desigualdad, que no sólo no han desparecido del mundo del trabajo, sino que pueden intensificarse en la era de la digitalización.

E

El sindicato tendrá, así, que combinar una acción sindical más clásica, con otra de vanguardia que dé respuesta a los desafíos del cambio tecnológico en un contexto nada fácil, marcado por la globalización y un cierto desencanto social en relación con el sentido y la función de la actuación sindical.

Ello lleva consigo la necesidad de recualificación de grandes capas de la población para que no pierdan la carrera frente a la tecnología desde el diferente impacto que tiene la ésta sobre el empleo, en función de su cualificación y sus rentas, con fuertes desigualdades en el mercado de trabajo y en el conjunto de la sociedad.

Estos retos que conlleva desde la perspectiva sindical la revolución tecnológica llegan en un momento en el que el sindicalismo está debilitado por la creciente heterogeneidad de la población trabajadora y, por ello mismo, la creciente dificultad de responder con una acción sindical unitaria a intereses de los trabajadores cada vez más divergentes; la globalización y, con ella, la intensificación de la competencia entre las empresas y la pulsión hacia la descentralización y la desregulación como fórmulas para exacerbar la propia competencia entre los trabajadores; y la erosión de los compromisos políticos igualitarios.

También, por último, una articulación de formas de intervención internacional de los sindicatos es indispensable para enfrentar la globalización.

Unai lanzaba mensajes de esperanza señalando que no estamos tanto ante una crisis del sindicalismo, sino de un particular modo de hacer sindicalismo, que debe reforzar la acción sindical desde el sindicalismo confederal, con estructuras fuertes, y con impacto en el diálogo social, pero al mismo tiempo evitando el corporativismo y buscando fórmulas de recuperación de la acción en el terreno más directo del lugar de trabajo, con la máxima cercanía y abordando los problemas de falta de identidad laboral de muchos de los trabajadores y trabajadoras inmersos en la máxima precariedad o en los empleos de mínima retribución y cualificación.

EL LUGAR DEL TEATRO EXPERIMENTAL Y ALTERNATIVO EN LA SOCIEDAD ACTUAL


Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es imagen-1024x768.png

Tras la representación de la Caja de Nora, se desarrolló un intercambio entre los presentes en el que se situaron algunas de las cuestiones más determinantes de las concepciones que contempla la realidad del teatro en nuestra sociedad.

En este sentido, César de Vicente en especial, complementado con el resto del grupo y Carlos Taberneiro, se posicionó contra las orientaciones que persiguen la desactivación del teatro político.

El arte teatral de corte político, combatiendo ante la posibilidad de ser fagocitado por el mercado, busca su espacio. El teatro a su juicio debe ser entendido como herramienta en la lucha de las clases subalternas, defendiendo que la práctica teatral, extendida a cualquier persona y engarzada en una visión filosófica concreta, se convierte en un agente de cambio y transformación hacia la consecución de una nueva sociedad que rechaza la concepción del teatro y las artes escénicas como medios de producción comercial al servicio de la mercantilización o en algunos casos desde una falsa neutralidad. 

DERECHO A LA VIVIENDA Y PODER FINANCIERO: CLAVES PARA UNA POLÍTICA PÚBLICA ALTERNATIVA

D

Tanto Jesús Leal como Julio Rodríguez pusieron de manifiesto que la política de vivienda española a lo largo de los últimos años ha llevado a cabo una serie de actuaciones incapaces de responder a los problemas para el acceso a una vivienda de amplios sectores de la sociedad española.

El análisis de los instrumentos empleados muestra la dificultad para superar los efectos de la burbuja inmobiliaria y adaptarse a los cambios generados por las nuevas necesidades de los jóvenes, los mayores, los trabajadores extranjeros y los hogares más desfavorecidos.

La inercia de una continuidad en las medidas aplicadas muestra la dificultad real para conseguir un cambio efectivo que impulse las viviendas sociales en alquiler y la alternativa de poder reconvertir las actuaciones sobre la oferta de suelo, la fiscalidad, la financiación y la propia intervención directa, que son las formas de articular una política pública real de la vivienda.

La culminación de un cambio en la orientación estatal de la política de vivienda que se manifiesta en las últimas actuaciones se enfrenta con la escasez de recursos atribuidos que ponen en cuestión el verdadero alcance de sus medidas.

EL TIEMPO PERVERTIDO

Con la presencia del autor, Esteban Hernandez, y de Luis Enrique Alonso, Catedrático de Sociología de la UAM, se presentó en ISEGORIA “El tiempo pervertido, derecha e izquierda en el siglo XXI”(Akal), un libro que analiza lo que ocurre en el trasfondo de la vida económica y política.

Tanto Esteban como Luis Enrique hicieron frente a las inquietantes preguntas que recorren el libro y para las que no parece que todavía haya respuestas claras. Cómo avanza el capitalismo, cómo se desarrollan las empresas, qué se ha aceptado y sobre qué se está dispuesto a combatir.

Ambos intercambiaron ideas que acordaban que los populismos han hecho aflorar algunas cuestiones que deben atenderse, que el juego entre las grandes potencias deja desamparada a la Unión Europea y que, aunque se sabe lo que se debería hacer, las élites luchan entre ellas y quieren únicamente más poder y control, señalando que siempre la ciudadanía puede actuar contra lo supuestamente inevitable, que existen fórmulas, que nada está escrito.

Recordando y retomando fenómenos que pueden ser parecidos a los actuales, como el que vio ascender al People’s Party en Estados Unidos a finales del siglo XIX se reivindica que siempre hay capacidad de acción política, aunque no se percibe una salida muy optimista en el marco del nuevo orden geopolítico que se dibuja, con China, Estados Unidos y cada país europeo (y también los independentistas catalanes) buscando su propia salvación, sin pensar en el conjunto.

Se concluye que en estas décadas, “los activos vuelven a sus verdaderos dueños», es decir, que se ha abandonado la posibilidad de mantener el estado de bienestar. Lo que se ha vivido en Europa, si no se hace nada por cambiar el rumbo, habrá sido una excepción en la historia reciente.​

Diálogo Mª José Gutiérrez – Waldo Balart sobre arte concreto a través de la obra de Waldo Balart

Balart (Banes, Holguín, 1931) comenzó su carrera artística durante su exilio en Nueva York. En estos años se relacionó con las principales figuras del momento como Andy Warhol y su círculo, Botero, Soto o Cruz-Díez.

Arte Concreto. Waldo Balart nos explicó en Isegoría a través del dialogo con María José ,«Como expresión absoluta del color, el arte concreto tiene una relación manifiesta con la esencia de la pintura colorista veneciana, de la que es deudor el arte manierista del Greco. Doménico y Waldo Balart, manierismo y arte concreto, comparten conceptos estéticos y espiritualidad en el permanente ‘diálogo’ del Arte.

Perspectivas del ciclo político en España

“En tiempo de desolación nunca hacer mudanza, mas estar firme y constante en los propósitos y determinaciones en que estaba el día antecedente a la tal desolación”. La célebre cita de Ignacio de Loyola hizo fortuna el pasado 19 de enero en el curso de la Mesa Redonda que compartieron en ISEGORIA Javier Aristu, Kepa Aulestia, Paloma López y Lluis Rabell.

Tanto en sus intervenciones como en las preguntas y aportaciones del público asistente se plantearon una serie de ámbitos de reflexión que hunden sus raíces en los grandes retos a los que la izquierda se enfrenta en la actualidad.

En este sentido, para los intervinientes no se ha dado con la fórmula para encajar las corrientes militantes de la izquierda transformadora que ya habían agotado su ciclo y tenían consciencia de ello  y  las nuevas fuerzas que irrumpieron con la crisis y el 15-M.

Se subrayó que la democracia representativa y las mediaciones están en crisis, que no es posible construir un proyecto de cambio sin un sólido anclaje en el mundo del trabajo y el movimiento sindical, sin la propuesta de un nuevo contrato social, sin la recuperación de una idea europea de progreso, sin la superación de una forma “adolescente” de aproximarse a la política, sin ser capaces de situar una nueva relación entre el conflicto y el consenso para avanzar en nuevos instrumentos de acción política y para la realización y materialización de las condiciones por medio de las cuales sea posible abordar con viabilidad los nuevos problemas, potenciados por las nuevas tecnologías, que han internacionalizado las cadenas de valor, facilitando precariedad y dispersión de la fuerza de trabajo y el nuevo proletariado digital.

Por ello, todos estuvieron de acuerdo en que es necesaria una estrategia para configurar un país que ofrezca un horizonte de cambio posible a quienes hoy, como consecuencia de tales cambios, están y se sienten desamparado, así como construir un proyecto que debería tratar de organizarse con cercanía y compromiso, poniendo en valor el legado de la cultura política, tradiciones y experiencias de la izquierda histórica.